[Recurso] Cómo deberíamos leer un cuento (voz alta)

Cuando un niño se interesa por un cuento, por un álbum ilustrado, es debido a que algo que había en ese cuento le ha llamado ciertamente la atención. Muchas veces es su portada llamativa, su formato o el material del que esté hecho. A diferencia de los más pequeños, cuando un adulto selecciona un cuento, lo importante no es el continente sino el contenido y, cuando se le muestra a un niño, para que a éste le sea interesante y podamos captar su atención hay que conseguir que el cuento sea atractivo. Aquí comienza tu importantísimo papel.

Conseguir que un cuento sea atractivo para el niño no siempre es tarea sencilla. Por ello y como factor fundamental, es tratar de presentárselo en un momento en el que el niño esté relajado y tranquilo.

¿Quién lee el cuento?

En el caso de que el niño no conozca a la persona que le va a leer el cuento, esta debe presentarse previamente e indicarle al niño que le va a leer un cuento, si él quiere y que espera que el cuento le guste.

¿Cómo leer un cuento?

Lo más importante a la hora de leer un cuento es poner una buena entonación, ayudando al niño a sumergirse en la historia. Para poder conseguir esto, primero, el adulto debe haber leído el cuento previamente y ser conocedor del contenido del mismo, “hacerlo suyo”. Se analizará el énfasis, cuantos personajes aparecen y cómo son para, incluso, imitar las distintas voces; si es un hombre, una mujer, un niño, el narrador, etc.

Conceptos a tener en cuenta

  • Vocalización: tener una buena vocalización, dicción. Esto no quiere decir que forcemos nuestra forma de hablar, me refiero a que hagamos una buena articulación de las palabras para que se entienda lo mejor posible cada palabra.
  • Expresividad: no necesariamente una expresividad desmesurada. Basta con acompañar con gestos, con lenguaje no verbal, aquellas situaciones que lo necesiten y que con estas se mejore la atmósfera.
  • Ritmo: referido a la velocidad al contar el cuento, de lectura. Hay que dejar tiempo para ver las imágenes para que reflexione sobre lo que va viendo y escuchando, no hay que tener prisa. Nunca debemos acelerar el ritmo de lectura por temor a que los niños se aburran. Los niños no juzgan nunca, sino que actúan. Si apreciamos que durante la lectura del cuento se distraen, miran hacia otros lados, no prestan atención, todo está indicando que no nos hemos comunicado adecuadamente con los niños y por lo cual desconectan. En el caso de captar su atención se entregan totalmente.
  • Tono: hay que distinguir la tonalidad del volumen. Por ejemplo, cuando el cuento exige mucha intensidad emocional, podemos hablamos despacio y con un volumen bajo. Es importante expresar los signos de interrogación, exclamación, mayúsculas, enfados, alegrías, etc.

En resumidas cuentas

Algo que a priori se presenta tan sencillo como contar un cuento puede no serlo, o al menos no sacarle todo el provecho y potencial que puede tener. Leer en voz alta es muy importante, es un momento de lectura fantástico donde todos los actores pueden disfrutar muchísimo. Si te gusta leer en voz alta a tus seres más queridos, no pierdas la oportunidad y ten en cuenta estos pasos que seguro, y sino ya me contarás, harás de esa lectura un momento fantástico.

Si queréis saber más sobre la importancia de la lectura en voz alta podéis echar un vistazo a este enlace: https://literaeduca.wordpress.com/2014/04/09/conferencia-y-video-la-importancia-de-la-lectura-en-voz-alta/

¡Hasta la próxima!